La estupa, obra de una vida

Destacado

En los terrenos de Calmecac Integral Mexicano, en Amecameca, se está construyendo una estupa para depositar las cenizas de nuestro fundador el Roshi Ello Takata y de todos aquellos compañeros que practicaron zazen  con él, así como sus familiares y amigos cercanos. También se podrán depositar las cenizas de aquellos compañeros que siguieron el camino del Budha, bajo la dirección de un maestro reconocido, pertenezcan o no ala Comunidad Budista de México.

Estupa

Por primera vez se tendrá en México un lugar dedicado para  depositar las cenizas  de los practicantes del budismo y así continuar unidos. Finalmente, allí nos encontraremos discípulos y maestros; estaremos juntos para continuar nuestro camino, pero ahora en la transición.

Se invita a participar en la construcción de nuestra estupa, a los practicantes de cualquier rama de budismo, uniéndose a las jornadas de trabajo, haciendo aportaciones económicas, participando en los cursos y talleres que ofrece Calmecac Integral Mexicano o llevando desde una  piedrita, hasta camiones de material de construcción, al pie de la estupa. Simultáneamente, necesitamos de su apoyo y  brindamos la oportunidad de ayudar en la construcción de una estupa,  el trabajo de una vida.

ZENDOAGUILABLANCA.COM   O A FRANCISCO CINENCIO COMO CONTACTO, CON EL TEL. 5550 4474

Anuncios

EL ZEN DO AGUILA BLANCA

Destacado

EL ZEN-DO AGUILA BLANCA es un espacio abierto para quienes buscan con sinceridad su propio camino a través de la práctica del zen y es un legado del maestro Ello Takata.

El zen-do Aguila Blanca toma su nombre de aquel lugar, que se pierde en la niebla del tiempo, donde Ello Takata, Taizan Maetzumi o tal vez Sunryo Suzuky, vivieron juntos y que años más tarde,  llegaron a ser maestros zen.

La imagen del águila siempre ha estado presente en el zen del maestro Takata, así, en su poema Espíritu del Calmecac, encontramos:

“ esperamos como las águilas:

solos, en las alturas, con fuerza;

para volar hacia la libertad,

hacia el campo infinito de la dignidad de los hombres..”

Francisco Cinencio fue ordenado monje zen, por el Roshi Norman Zoketsu Fisher en abril del año 2002, recibió el nombre de Daigan Ello. Siguiendo las indicaciones del maestro Takata, fundó el zen-do Aguila Blanca. Aunque básicamente Cinencio, continuó con la escuela Rinzai, ha incorporado algunos elementos de la escuela Soto.

En el zen-do Aguila Blanca, ubicado en San Angel, Daigan Ello, continúa con su trabajo zen como monje residente. Cualquier persona que se encuentre en una búsqueda sincera puede sentarse a respirar en este zen-do y conocer así el sabor del zen.El zen-do Aguila Blanca es un lugar para la práctica del zazen, está abierto a todos aquellos que quieran echarle una miradita al  zen, pueden entrar y salir,  puede ser su primer contacto con el zen o también pueden llegar algunos practicantes con muchos años de experiencia. Es el zen-do de la ciudad, un espacio abierto y se encuentra al sur de la ciudad de México.

El maestro Takata.

Destacado

Y naturalmente, como baja la corriente de aire frío que viene del norte anunciando el invierno, así llegó a México el monje zen Ello Takata a principios de diciembre de 1967. Tres años antes había llegado al monasterio de Shofoku–ji, en Japón,  Richard Crowly, quien había oído hablar sobre el zen, en la Ciudad de México en el seminario:“Zen y psicoanálisis”, en el que participaron Erik Fromm y D.T. Suzuky entre otros. Esta primera incursión en el zen lo motiva a viajar a Japón y en  el monasterio se hace amigo del monje Takata. “Los tiempos están cambiando Ello, -decía Crowly- venga a Estados Unidos y conozca a los hippies, usted como un profesional de la cultura oriental, puede entender porque surgieron. Pero después conozca a los mexicanos, ellos tienen tanto de la cultura oriental en su modo de ser …”

MET b/n

Ello Takata nació en el puerto de Kobe, Japón, el 24 de marzo de 1928. Desde muy pequeño conoce Shôryu- ji, cuando su abuela lo llevaba a tomar te con los monjes zen.  A los quince años inició la práctica del zen en ese templo teniendo como maestro a Heikisôken Rôdaishi Rôshi, la máxima autoridad del zen Rinzai en Japón. Más adelante, ingresa al monasterio de Shôfoku-ji como discípulo directo de Yamada Mumon Rôshi por quince años y obtiene el doctorado en Filosofía zen por la Universidad de Hanazono. Fue de las pocas personas que en el zen tuvieron la educación académica en una universidad y la preparación tradicional como monje en un monasterio.

 

Generalmente, la gran mayoría de los monjes, se dedican a preservar la tradición en los diferentes monasterios, pero como los tiempos estaban cambiando, Ello Takata decidió salir de Shôfoku-ji a enfrentar el mundo. Su determinación lo hizo embarcarse hacia México, quería saber porque los extranjeros empezaban a buscar el zen y  también le interesaba conocer hacia dónde se movía el pensamiento de la juventud de esa época. Ello Takata, después de estudiar zen 24 años en Japón, llega a México como una hoja seca que lleva el viento otoñal.

Una vez en el país, se entrevista con Erik Fromm en Cuernavaca, Morelos y trabaja con sus discípulos en la ciudad de México, donde funda el primer zen-do en 1967. Durante los Juegos Olímpicos de 1968, es invitado por el cardenal Darío Miranda,  a participar en la Celebración Ecuménica. Este evento era muy importante porque sería el primero donde los representantes de las cinco grandes religiones dirigirían un mensaje a los deportistas y al público en general. Su discurso señala que si el atleta logra olvidarse de sí mismo y volverse una sola fuerza que rebase todos los límites egoístas, entonces se abrirá el camino hacia la victoria y el público, al aplaudir, expresa en ese momento su reverencia a la vida.

La casualidad lo guía por los terrenos de México.  En una ocasión la Universidad de Guadalajara lo invita para dar una conferencia sobre zen, pero al llegar le notifican que él no está invitado. Muy molesto dice: “México no necesita del zen” y en esa afirmación, efectivamente, se da cuenta de que México no necesita del zen, porque el zen existe en las raíces de México, entonces sería mejor decir:¡El zen necesita de México!“Crowly tenía razón, piensa -los mexicanos tienen tanto de la cultura oriental…”
El punto común se encuentra en el desarrollo de la idea del cero, alrededor del cual gira la enseñanza del Buda y los antiguos mexicanos también lo conocieron. Los legados que dejaron, son vestigios de ese principio, que actualmente flota en el aire de México.
En México, empezó a trabajar solo, sentándose a respirar, sin ninguna intención, libremente. Al fundar Zen A.C., en 1969, se propuso realizar un intercambio cultural entre México y Japón, teniendo como base la práctica del zen. Aunque dio algunas  conferencias sobre zen, nunca tuvo como intención buscar seguidores ni pretendió difundir el budismo. Sin embargo, muchas personas se acercaron a él buscando alguna enseñanza, pero desde su llegada, hizo un bastón -conocido como keisaku- donde por un lado escribió: “Aprende por ti mismo, yo nada puedo enseñarte” y esta leyenda, fue el principio que rigió su trabajo zen en México. “Sólo sentarse y respirar, nosotros no hacemos meditación”, solía decir y agregaba:“Si usted quiere, con mucho gusto, siéntese. Y si no, lárguese.”

Su vida en México fue la de un monje zen: cuando se encontró en medio de la sierra mixe viendo las carencias nutricionales de los campesinos, no les llevó alimentos, sino que les enseñó a cocinar con el frijol de soya -como fuente de proteínas- y también la manera de cultivarlo. Nunca tuvo la intención de hacer un trabajo social, sólo fue una forma de agradecer la comida que ellos le ofrecieron en su primera visita. Un poco después, al observar las enfermedades que padecían los mixes y los mazatecos, y la forma  en que ellos las trataban- usando plantas medicinales y clavando puntas de maguey en algunas partes del cuerpo, decide usar acupuntura japonesa y plantas medicinales mexicanas de una forma sistemática, para resolver los problemas de salud en esa región marginada.

En 1973, con la intención de participar en el desarrollo de las regiones marginadas del país, puso en marcha un proyecto: el Centro de Convivencia Campesina, localizado en Amecameca, estado de México, para capacitar a campesinos de diferentes regiones, de manera que se concentraran en ese lugar y después de aprender algunas técnicas japonesas de cultivo, criaderos de peces, mejoramiento de la vivienda y educación de la salud, los campesinos se convirtieran en reproductores del sistema al regresar a sus comunidades de origen. En 1984 este Centro se transformó en Calmecac Integral Mexicano.

imarac

 Con la finalidad de apoyar el proyecto anterior, fundó en 1976 el Instituto Mexicano de Acupuntura Ryodoraku, A.C., en la Ciudad de México. Sus objetivos eran la investigación, la difusión de la acupuntura y su práctica en las regiones marginadas del país. Un plan muy amplio se diseñó para la capacitación de personal y llevar la acupuntura a la sierra mixe y a la zona mazateca.

El  Zen Rinzai del maestro Takata  nunca se vio separado del trabajo con la comunidad, y desde 1969, todos los compañeros que se encontraban ahí, se dieron cuenta que formaban parte de una familia muy grande, llamada humanidad. El reconocimiento de éste hecho  dio sus frutos cuando los practicantes se vieron involucrados en los trabajos de nutrición y acupuntura del maestro o asumieron su propia actividad,  entonces la vida de cada uno dio un giro de 180 grados.

Aunque en 1985, el maestro Takata cerró el zen-do de Zen A. C., la enseñanza continuó: en 1988 obtiene el permiso oficial de la Secretaría de Gobernación para enseñar Zen en el Budho Kan de la Universidad Nacional Autónoma de México. En 1990, se inicia la práctica en La Galería, en 1992 en el Colegio de México y en 1996 en el Instituto Politécnico Nacional y en Casa Amatlán.

En 1992, al fundarse el Consejo Interreligioso de México, el maestro Takata, quien nunca diera un sermón sobre budismo, es nombrado miembro fundador  y representante del budismo en México ante el Consejo.

El Zen Rinzai del maestro Ello Takata, consistía en sentarse y respirar de la forma más simple, sin pensar  algo en particular, sin visualizar nada en especial, ni repetir ningún mantram; estrictamente hablando no se hacía meditación, se practicaba zazen, aquí la mente queda libre de cualquier atadura. El mismo koan fue eliminado de la práctica, pues también puede actuar como una limitante, de la misma forma que el deseo por lograr algún conocimiento o verdad suprema. Simplemente sentarse, fue el trabajo que se realizó, como en el zen Soto, en silencio sin ninguna intención: shikantaza.

Pero desde el momento de sentarse ¿Quién eres tú? ha sido la pregunta que ha perseguido a los practicantes. El trabajo del grupo del maestro Takata fue como el de aquellos arqueros japoneses que tiran al arco, pero sin la intención de dar en el blanco.

MET/YAMADA

En todo momento el maestro Takata siempre tuvo un gran respeto y agradecimiento por su maestro Mumón Yamada. Frecuentemente relataba algunas experiencias que vivieron juntos. La presencia en nuestro país de  Rôshi Yamada, en 1972 y 1973, hace constatar que su enseñanza se encontraba en México.

Por las madrugadas o al anochecer, el maestro Takata se sentaba con quienes deseaban buscar su propio camino, cantaban sutras y al terminar tomaban te. Generalmente no había explicaciones ni se analizaban los sutras. Sin recurrir a los textos del budismo, el Rôshi Ello Takata, enseñó el zen en silencio, con su propio cuerpo y con su propia vida.

soya

“No soy un auténtico monje zen, si no puedo enseñar zen con una aguja o con un puñado de frijoles de soya”, solía decir. El maestro Ello Takata vivió casi 30 años en nuestro país y en ningún momento dejó de señalar el camino del  zen. Murió en la ciudad de México el 16 de junio de 1997.

 

Francisco Cinencio
Tomado de El libro de los Sutras

 

Diplomado en acupuntura humana ( módulo I )

Impartido por : T.A. Francisco Cinencio- con maestría en enseñanza superior- pionero del Instituto Mexicano de Acupuntura Ryodoraku A. C., fundado en 1976 por el maestro zen Ello Takata.

PRESENTACIÓN

División acupuntura Calmecac Integral MexicanoCALMECAC INTEGRAL MEXICANO, OFRECE UN DIPLOMADO EN ACUPUNTURA, tratada desde la perspectiva milenaria tradicional hasta la electrónica de nuestro siglo, donde el organismo humano se visualiza como un sistema unificado de canales de energía, de los cuales dependen miles de funciones fisiológicas y en última instancia… la vida misma.

Este diplomado va dirigido a trabajadores de la salud con una mente amplia, dispuesta a agrupar los síntomas del paciente, bajo un marco de referencia diferente al de la medicina oficial. Y también a toda persona interesada en apoyar a sus semejantes para conservar la salud.

INTRODUCCIÓN

La Medicina Tradicional Oriental es una ciencia aplicada, que usando técnicas precisas, determina el desequilibrio de los canales de acupuntura, estableciendo con ello un diagnóstico energético, que nos permita aplicar un tratamiento congruente, para recuperar el equilibrio de los canales, restableciendo de esta manera las actividades fisiológicas y emocionales del paciente y con ello acceder a un mayor nivel de salud, donde el ser humano es considerado como un todo.

OBJETIVO GENERAL:
 
A través de los Principios del Inn y Yang, las Cinco Fases, el Sistema de las Grandes Energías y el Ryodoraku Japonés, el alumno establecerá un diagnóstico oriental- que muestra el desequilibrio de los canales –  y ofrecer un tratamiento congruente para recuperar su equilibrio.

PROPÓSITO

Explicar las relaciones e influencias recíprocas entre los canales de acupuntura para demostrar que las actividades fisiológicas, la patología, el diagnóstico y la terapéutica están basadas en esas relaciones.

Módulo I

Número de capítulos : cuatro.
Carga horaria : 120 horas.

  1. Principios filosóficos de la acupuntura.
  2. Las Seis Grandes Energías.
  3. Recorrido de la Energía por el Gran Cielo.
  4. Los Cinco Movimientos.
  5. El Sistema Ryodoraku.
  6. Auriculoterapia.

Inicio próximo curso 18-19 Febrero. Mayores informes con Francisco Cinencio, TEL. 5550 4474 Curso Acupuntura

¿Comemos bien?

Es un curso que nos permite analizar todo lo que comemos y responder a esa pregunta; posteriormente se proponen algunas medidas para modificar nuestros hábitos alimenticios, sin menoscabo de nuestros más delicados placeres; además en este curso se abre un abanico muy amplio de platillos para diferentes gustos y posibilidades económicas, Como un gran cocinero diría por allí : “ Con lo que tengo, puedo llegar a hacer una comida completa, sana y sabrosa ”. El curso es una invitación para llegar a comprender que la dieta es el conjunto de alimentos y platillos que deben consumirse diariamente, procurando que sea completa, variada, suficiente y equilibrada, reconociendo el valor nutritivo de los alimentos mexicanos. En la aparición de muchos padecimientos, la dieta juega un papel importante y al modificarla, podemos evitar muchas enfermedades. Una cosa es segura : Es posible hacerlo y tenemos mucho que ganar. ¿ Por qué no tomar la decisión en nuestras manos ? En un primer nivel se resuelven problemas dietéticos personales y cada quien ganará un mayor grado de salud, pero el problema de la desnutrición es nacional, con serias consecuencias económicas.  Si agarramos al toro por los cuernos, trabajando desde pequeñas células o grupos de participación, podría disminuirse el índice de desnutrición y enfermedades; así la población, bien alimentada y sana, sería más productiva y otro país tendríamos. Como dijo Rius : “ La panza es primero ”. 

Calmecac Integral Mexicano

Es uno de los legados del maestro Ello Takata a nuestro país. Fue fundado el 10 de agosto de 1984, en las faldas de los volcanes Popocatépetl e Iztaccihuátl, en el municipio de Amecameca, Estado de México.

La compra de los terrenos, se llevó a cabo por la aportación económica de varias personas, principalmente por Roshi Mumon Yamada, quien en 1972 dio una conferencia sobre zen en el Palacio de Bellas Artes, también presentó una exposición de sus caligrafías; y gracias a su venta, se  reunió el capital base para la compra de los terrenos.

En aquel tiempo se reunió la fuerza de varios jóvenes. la experiencia personal de mucha gente, fue definitiva, para realizar un proyecto, que sin buscar el beneficio personal, estuviera dirigido hacia el desarrollo del pueblo de México. En CALMECAC, se pretendía  capacitar a campesinos de comunidades indígenas en técnicas agrícolas japonesas, para que al regresar a sus comunidades de origen, actuaran como reproductores del sistema, y así los habitantes de estas zonas, pudieran tener un mejor nivel de vida. El programa también enfatizaba el desarrollo integral del ser humano.

panoramica calmecac fotomontaje

Sin embargo. en 1996, el maestro Ello Takata consideró que los objetivos de CALMECAC no se habían cumplido, debido a la falta de recursos humanos y financieros; y dado que en 1992, se modificó el artículo 130 de la Constitución de la República Mexicana, decide entonces que los terrenos de CALMECAC, sean dedicados a  formar un centro de preparación formal para quienes deseen dedicar su vida al Dharma.

venados

Actualmente, los terrenos de CALMECAC, forman parte de la zona de reserva ecológica, llamada Corredor Ecológico Alcalican-Amecameca y se desarrollará en ellos una Unidad de Mantenimiento y Protección de la Vida Silvestre. Se tiene en proyecto la criaza del venado cola blanca, faisanes, codorniz y conejo. Entonces los objetivos originales de CALMECAC se modificarán, para estar de acuerdo con las nuevas reglamentaciones federales y con la voluntad del maestro Takata : en un mismo bosque se volverán a reunir los venados y un ser que ha despertado.

han-Calmecac

 

ESPÍRITU DEL CALMECAC

Cada quien necesita ser el abanderado
con la enseña del camino medio.
Recorremos esta senda sin predilecciones
o tendencias hacia los extremos:
ni derecha ni izquierda.

Solos, esperamos como las águilas :
en las alturas y con fuerza,
para volar hacia la libertad,
hacia el campo infinito de la dignidad de los hombres
que se impulsan con las espinas de la realidad.

Esta es el águila que devora al ego,
que transmuta el fuego.
Esta es la bandera de México,
que cada hombre debiera llevar en su corazón.
Este hombre es el mexicano universal
que el mundo necesita.

Roshi Ello Takata